Los inicios de los videojuegos

Los inicios de los videojuegos
Pelea de insultos de Monkey Island.

Hace poco os hablábamos sobre la historia del desarrollo web en uno de nuestros artículos . Hoy queremos aprovechar y retomar aquella línea temporal para contaros cómo fueron los inicios de los videojuegos .

Un videojuego no es más que un programa o software que se ejecuta en una computadora o hardware. Lo que lo distingue de otros programas es que este contiene toda las instrucciones, imágenes y audio que lo componen.

Los comienzos

Para conocer los inicios de los videojuegos debemos situarnos a finales de la segunda guerra mundial. Durante la contienda, el matemático Alan Turing estuvo trabajando con el experto en computación Claude Shannon . Trataban de descifrar los códigos secretos que los alemanes utilizaban en sus transmisiones. Shannon trabajó posteriormente en los laboratorios Bell, de los que ya hablamos en otro artículo.

Inteligencia Artificial

Ambos científicos estaban de acuerdo en que la IA era el campo en que el que debían centrar sus investigaciones. Turing había escrito en 1948 un programa de ajedrez que no pudo ser implementado. No existía en esa época un ordenador con la suficiente potencia como para ejecutarlo.

Al año siguiente, su compañero Shannon publicó un trabajo que describía la programación de una computadora para jugar al ajedrez. Algo que se convirtió en la base de posteriores desarrollos. Estos llegaron un par de años más tarde, cuando el australiano John Bennet presenta en una feria británica el Nimrod.

Los inicios de los videjuegos
Nimrod

Nimrod

Se trataba de un enorme computador capaz de jugar al Nim, un juego matemático de estrategia. Resulta ser todo un éxito entre los visitantes pero posteriormente desaparece porque decidió reutilizar sus piezas en otros proyectos.

En el año 1952 el profesor Alexander Douglas, creó un juego de tres en raya. Presentado como parte importante de su tesis doctoral sobre la interacción humano-computadora en la Universidad de Cambridge.

Los primeros juegos

Corría el año 58 cuando el ingeniero William Higinbotham, presenta una idea que cautivó a los visitantes de su laboratorio. Esta consistía en un juego de tenis que había construido usando la pantalla de un osciloscopio y circuitería de transistores. Lo llamó Tennis for Two. El juego, que recreaba una partida de tenis, se manejaba con sendos controladores que se habían construido a tal efecto. Al igual que le ocurrió al Nimrod, fue posteriormente desmantelado para utilizar sus piezas en otros proyectos.

Los inicios de los videojuegos
Tennis for two

Spacewar!

Al año siguiente llega al MIT de Massachusetts el PDP-1, el primer miniordenador de la historia. Es entonces cuando tres estudiantes deciden programar un juego. De esta idea surge Spacewar!, un duelo espacial para dos jugadores que vio la luz en 1962. El juego ocupaba 9k de memoria y causó sensación entre los miembros del MIT; numerosas copias de este fueron distribuidas a través de ARPAnet, de la que ya hablamos en otro artículo. A pesar de su éxito, los jóvenes programadores no patentaron su trabajo y tampoco lo comercializaron. Ya que requería de una plataforma hardware que costaba 120.000 dólares de la época.

Los inicios de los videjuegos
Spacewar!

Brown Box

En 1966, Ralph Bauer, empleado de una empresa que trabajaba para el ejército, rescató antiguo proyecto. Se trataba de un dispositivo que, conectado a un simple televisor, permitía jugar al espectador con su aparato. Su nombre era Brown Box. La idea no convenció a sus superiores. Bauer no se rindió, presentó su creación a otras compañías como RCA o Magnavox , sin mucho éxito.

Magnavox Oddysey

En el año 1968, un directivo de Magnavox, decidió darle otra oportunidad a Bauer. Había quedado impresionado en una de las demostraciones de la máquina. Decidieron financiar su proyecto. Todo ello culminó en 1972 con la presentación de la Magnavox Oddysey. Esta incluía 10 juegos en cartuchos intercambiables, además de un juego de Ping-Pong preinstalado. A pesar de algunos problemas de distribución se consiguieron vender 130.000 unidades en la campaña de navidad, todo un éxito.

Los inicios de los videojuegos
Magnavox – Oddisey

Atari

En el año 1971, Nolan Bushnell tuvo la oportunidad de jugar al juego de Ping-Pong de Magnavox. Fue entonces cuando decidió crear una versión arcade del juego que recibió el nombre de Pong.

Se convirtió en el primer título de la recién creada Atari. Además contaba con varias mejoras con respecto al juego original. Decidieron probar un prototipo de la máquina recreativa en una taberna cercana y no les fue nada mal. Bushnell acudió a varias empresas para presentar su trabajo pero en todas recibió un no por respuesta. Finalmente decidió que sería la propia Atari quién se encargara de la fabricación y distribución de las máquinas. Tras entregar los primeros pedidos con éxito y conseguir financiación, la idea de Bushnell se convirtió en todo un éxito. De repente todo el país se encontraba lleno de máquinas de Pong.

Atari 2600

En 1975 Bushnell decide sacar al mercado su Atari Pong, una versión doméstica de su famoso arcade. Su popularidad fue inmediata. Más tarde sale al mercado la famosa Atari 2600, la primera de la compañía en utilizar microprocesadores. Utilizaba además cartuchos intercambiables de juegos. Por otro lado, Atari no dejaba de desarrollar nuevos juegos que se convertirían en clásicos. Todo lo contrario que su competencia que sólo lanzaba copias del Pong. En su momento cumbre Atari llegó a ser una de las empresas de mayor crecimiento de los E.E.U.U.

Los inicios de los videojuegos
Space invaders

Space invaders

Taito era una empresa japonesa dedicada a la distribución de máquinas recreativas de origen estadounidense en el mercado nipón. En 1978 Toshihiro Nishikado, un diseñador de Taito creó Space Invaders. Este se convirtió en el videojuego más popular de la compañía (y en la historia de las recreativas).

El juego consistía en una batalla espacial, inspirada por la película Star Wars, estrenada una año antes. Dio pie a un género nuevo y situó a la industria japonesa en el lugar que le correspondía. Además impulsó definitivamente la fiebre de los videojuegos a nivel mundial. Iniciando la que en la literatura especializada se conoce como la Edad dorada de los videojuegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.